Diccionario

ASPECTOS GENERALES DEL EQUIPO DE DESCANSO

El ancho mínimo recomendable para camas individuales debe ser 90 cm y 135 cm para camas dobles. La longitud depende de la estatura del usuario, debiendo ser la cama al menos 15 cm más larga que éste. La altura libre bajo la cama ha de ser suficiente para facilitar la limpieza y el acercamiento para dejar o coger cosas sobre la misma. Se recomienda que esta altura sea al menos de 30 cm. La altura recomendada del lecho (la base) para facilitar el sentarse y levantarse de la cama está entre 35 y 40 cm (aunque esto es función del colchón utilizado). Este valor depende de la altura del usuario sentado y es más problemático para una persona de estatura baja sentarse en una cama demasiado que alta que al contrario.

Sistema de descanso foto

RESISTENCIA A LA FATIGA

Los materiales del colchón deben tener la durabilidad necesaria para poder mantener un buen soporte del cuerpo durante el mayor tiempo posible, es decir tratar de evitar que el colchón se hunda con el paso del tiempo y pierda su elasticidad. En el caso de espumas, cuanto mayor sea la densidad del colchón mayor será su resistencia a la fatiga. La norma UNE-EN 1957 establece 30.000 ciclos de un rodillo que simula el peso del cuerpo para estimar el cambio en la firmeza y en la altura del colchón.

AISLAMIENTO TÉRMICO

Tal y como se ha comentado en el capítulo anterior, la temperatura del cuerpo debería permanecer constante durante el tiempo en que dormimos. Las propiedades de aislamiento térmico utilizadas en el núcleo del colchón y en las capas superiores son de especial importancia a la hora de optimizar la regulación térmica. En general el aislamiento térmico es una propiedad aditiva, de modo que cuanta mayor cantidad de material aislante se añada, mayor será. Son especialmente poco aislantes los colchones con poco material y con capas de aire gruesas (como un colchón de muelles) y al contrario, las espumas sintéticas de poro cerrado (burbujas de gas cerradas) son muy aislantes. En entornos térmicamente acondicionados, como los que se pueden encontrar en la mayoría de los hoteles (donde difícilmente haga excesivo frío), el colchón debería ofrecer una baja resistencia térmica para favorecer la evacuación del exceso de calor del cuerpo y reducir así la necesidad de sudar para reducir la temperatura corporal.

PERMEABILIDAD

Al dormir, los fluidos segregados por nuestro cuerpo (al sudar y al respirar) deben transportarse al ambiente para evitar la sensación de humedad sobre la superficie del colchón y para evitar la formación de hongos en las zonas de condensación. La permeabilidad de un colchón está directamente relacionada con sus capacidades de absorción de fluidos y transporte de vapor de agua desde el cuerpo humano hacia el ambiente (ventilación), que son las dos principales características físicas relacionadas con la humedad de un sistema de descanso. Todos los componentes del colchón deben permitir la transmisión de humedad del tejido al ambiente puesto que uno solo de ellos que no lo haga impedirá este fenómeno.

ELASTICIDAD

Otra propriedad de un colchón es la eslasticidad. La elasticidad de un colchón dependerá de la capacidad que tenga para recuperar la forma original cuando deja de estar sometido al peso del cuerpo. En algunos colchones existen zonas con diferente elasticidad para adaptarse a la forma del cuerpo, haciendo que el colchón ceda de manera diferenciada en las partes más pesadas de nuestro cuerpo y en las menos pesadas para así mantener las curvas naturales.

PROPIEDADES DE LOS COLCHONES : FIRMEZA

La sensación de firmeza de un colchón depende del usuario que esté probándolo, de modo que se darán casos en los que para unos usuarios un colchón será percibido como blando mientras que para otros tendrá la firmeza correcta. Sin embargo existe una norma del Comité Europeo de Normalización (CEN) que determina la firmeza objetiva del colchón en una escala que va desde 1 (el más firme) hasta 10 (el más blando). En función de esta escala nos podremos guiar para conocer la firmeza de un colchón. En el capítulo 5 se dan detalles al respecto. Además de esta definición general, se pueden encontrar colchones con diferentes grados de firmeza según la zona del cuerpo que soporte el colchón (pies, caderas, zona lumbar, hombros,..). Con este propósito se pretende ofrecer una firmeza que mantenga la espalda alineada y con su curvatura natural.

FIRMEZA-COLCHÓN

CONFORT TÉRMICO

Las condiciones de humedad y la temperatura entre el sujeto y la cama así como entre el sujeto y el ambiente, condicionan la sensación térmica. Es necesario para el confort que el intercambio de calor esté equilibrado, es decir, que no haya una pérdida masiva de calor ni que el exceso de calor tenga dificultad para su eliminación. La temperatura del cuerpo debería permanecer constante durante el sueño: cuando el aislamiento térmico es demasiado bajo el cuerpo se enfría, provocando rigidez muscular y trastornos en el sueño; cuando el aislamiento térmico es demasiado alto, la transpiración aumenta, provocando una excesiva humedad relativa y las molestias en el sueño ya comentadas. La capacidad de aislamiento térmico de la cama depende principalmente del núcleo del colchón y de su capa superior. Cuando el calor que se debe eliminar del cuerpo es excesivo para el enfriamiento normal, se segrega sudor que al evaporarse enfría la superficie de la piel. Este mecanismo sólo funciona si el sudor evaporado es transportado al ambiente para evitar la sensación de bochorno (humedad). Además la humedad generada no debe quedar en el colchón para evitar la formación de microorganismos y hongos en el mismo. La regulación de la humedad depende principalmente de las capas superiores del colchón (aproximadamente un 80%). El núcleo del colchón es relativamente importante (aproximadamente un 20%), en la medida en la que actúa como un canal para transportar la humedad capturada entre la capa superior y el ambiente.

confort termico

MOVILIDAD Y ESTABILIDAD

Los frecuentes cambios de postura que se dan durante el sueño como mecanismo regulador de la presión y de la postura requieren que el usuario cuente con suficiente movilidad. Cuando un colchón es demasiado blando y casi rodea por completo al cuerpo, el poder girar requiere mucha energía o incluso llega a resultar imposible. Por otro lado, cuando un colchón es demasiado firme, el cuerpo está soportado en pocas zonasy esto obligará a una excesiva movilidad para liberar los tejidos blandos de las altas presiones generadas. En conclusión, para garantizar un descanso adecuado, el equipo de descanso deberá facilitar el cambio de posturas, haciéndolo compatible con una distribución de peso apropiada.

Nuestro objetivo

¿Quieres comprar colchones viscoelásticos? Trabajamos día a día para ofrecerte los mejores colchones viscoelásticos, con las viscoelásticas de mayor calidad y a los mejores precios del mercado.

Contacta con nosotros

Atención al cliente
961596163 (9:30h - 14:30h)
Contacta con nosotros
post@sensog.com

Twitter